“Una sociedad más sana sin generalizaciones”

El 40% de la sociedad se indigna por el nuevo método de educación, en el que no
se da una denominación específica entre una persona u otra respecto al género al
que pertenece, sin en cambio, este nuevo método ya está siendo implementado en
países como Estados Unidos, Canadá, Suecia, Holanda y Alemania; ha traído
consigo nuevos ideales con las que los padres pueden educar a sus hijos sin
restringir ninguna actividad.


Vivir es ser libre, limitar es estar aferrado a una sola idea, por lo que educar en
género neutro se vuelve grato para proporcionarles a los hijos valores como el
respeto, honestidad y solidaridad.

Leer también: https://cadenaser.com/ser/2021/08/28/sociedad/1630160031_503720.html


Siempre se ha contado con códigos que hacen la diferencia entre el sexo masculino
y el sexo femenino, son tan notables y comunes que ya pasan desapercibido,
1/2 como que el color rosa es para las niñas y el color azul para los niños, o bien, que
las niñas solo pueden jugar con muñecas y trastes, y los únicos que pueden jugar
con carritos son los niños.


Actualmente, el 80% de la sociedad en ambos sexos visten con los colores
“contrarios” y cada vez los portan con gran libertad y gusto. Los padres les inculcan
a los más pequeños de la casa esta ideología para conseguir una mente más
abierta, sana y sin restricciones.

No deja de ser hombre
No deja de ser niña

¿Acaso no están hartos de ser señalados y denominados siempre sin su
consentimiento? Viviremos con estos códigos mientras la sociedad no apoye la
educación sin género, aunque cada vez son las personas a las que les parece que
es la mejor opción de introducirles ideales reales mientras los hijos crezcan o hasta
que ellos decidan cuál es su género y su orientación sexual para poder así, dar una
demonización correcta no importando su cuerpo, solo las ideas.


Por consiguiente, todos deben ser tratados igualitaria-mente, ya que el género no
implica una desigualdad, sino algo necesario para un desarrollo sano y correcto de
la persona. Cada quien tiene el mismo derecho de tomar decisiones individuales
cuando se es consciente de los aspectos fundamentales de la vida y que es lo que
conllevan.


La utilización de la educación sin género sin duda, está ayudando a que la sociedad
se transforme y deje a un lado los estereotipos e ideas erróneas acerca de
actividades recreativas y comunes que antes se veían mal y que ahora cada vez
son ejercidas con libertad y sin miedo a la crítica social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.