Nuevamente se pinta de rojinegro la liga mx

El objetivo era claro, demostrase que el nuevo atlas podía con el bicampeonato y demostrar que se está volviendo el 5° más grande. Era un 29 de mayo cuando se estarían frente a frente Pachuca vs Atlas. Unos Tuzos hambrientos de triunfo, de demostrar porque estaban en la final, de hacer temblar Hidalgo con su gente y levantar la tan ansiada Copa. Por otro lado, el campeón actual defiendo su reinado, demostrando que es grande y que quiere convertirse en bicampeón. Pachuca sabía que tenía que anotar 3 golas y no recibir ningún gol. Pues llegaban al encuentro con 2 goles en contra. Así comenzaba el partido y tan solo les bastó 2 minutos paraque su nuevo Nicolas Ibáñez marcaba un gol, los gritos no se hicieron espera, Los tuzos se ilusionaron, vibraron como hace ya un tiempo no lo hacía. La escuadra rojinegra se veía decaído pero su capitán el Aldo Rocha los alentaba, y su porra aún más, cantaban sin parar. Pasaba el tiempo, los nervios por ambos equipos se veía claramente en sus caras, sus gentos.

Ver también: https://www.instagram.com/p/CeKtMzeocet/?igshid=YmMyMTA2M2Y=

Poquito antes de que acabara el primer tiempo, justamente en el minuto 42, en un tiro de esquina izquierdo, con un gran salto y un cabezazo duro y concreto marca gol Romario Ibarra. La gente se vuelve loca, con la cara de ilusión, las barras gritaban, alentaron y cantaron, hasta quedar sin aliento. Del otro lado caras largas silencio absoluto. Nadie hablaba, únicamente el capitán les decía a sus compañeros que se animaran que fueran por más. Pedía a la gente que alentara una y otra vez. Termino el primer tiempo. Se retiraron de las canchas los 11 jugadores. Esto cambiaba todo el plan de juego porque ahora las oportunidades de quedar campeón eran del 50-50, no había nada para nadie. Comienza el segundo tiempo y las barras despertaron, gritan y gritaban, con unos primeros 30 minutos flojos, nadie quería arriesgar y nadie daba peligro. Hasta que en un contrarremate de Atlas y con toda la velocidad de Aldo Rocha logran escapar y le hace un pase a Julio Furch, y con un bomberito logro burlar al villano de la noche Oscar Ustari, logrando vencer y dejar sin esperanzas a las los Tuzos. Termino el segundo tiempo, y Pachuca una vez más queda con el subcampeonato, una vez en la recta final, un vez mas sin levantar la Copa. Haciendo historia, derrotando a Pachuca en su casa y con su gente, convirtiéndose en bicampeón del La Liga Mx, del Futbol Mexicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.